YOGA

 

De origen milenario, la práctica del yoga es un arte en sí misma, que requiere práctica constante para su perfeccionamiento. Al contrario que en la creencia popular, la efectividad del yoga no va ligada a complejas posturas de difícil realización, o estiramientos extremos que solo unos pocos practicantes son capaces de efectuar de forma correcta. Si bien estas posturas y estiramientos pueden llegar a lograrse con el tiempo y un correcto trabajo, es en la SENCILLEZ donde radica la fuerza del yoga como arte postural. El yoga más efectivo es precisamente el más sencillo y versátil, de tal manera que todo el mundo puede practicar y beneficiarse de él. No es la complejidad lo que otorga el beneficio, si no la eficiencia en su práctica, reduciendo así al mínimo el riesgo de lesiones, mientras se potencian sus beneficios. Es su correcta práctica la que permite un excelente fortalecimiento físico, acompañado de bienestar mental sin correr riesgos en el proceso.

Denominamos efectiva a la práctica de Yoga que:

– Beneficia a más partes de tu cuerpo, no sólo músculos y articulaciones, sino a todos los sistemas: cardíaco, respiratorio, digestivo, nervioso…

– No excluye a nadie en función de su peso, estatura, o estado físico, todo lo contrario

Leave a Reply